Reproducción de los colibríes

El apareamiento resulta un momento interesante para observar los comportamientos del colibrí. La mayoría de las especies maduran cuando cumplen sólo unos meses de edad. La temporada de cría varía según el clima en una región dada.

colibri tijeretaDurante el cortejo, los machos pueden mover sus alas cientos de veces por segundo para conseguir la atención de la hembra. También cambiarán su velocidad de vuelo de aproximadamente 30 millas por hora hasta aproximadamente 60 millas por hora. La inmersión, en el cortejo del colibrí es muy elaborada y ejecutada con gracia, es algo que verá durante el pico de la temporada de nidación de los colibríes. El macho subirá, unos 60 pies en el aire y se sumergirá a una velocidad de última hora, luego realizará un arco, lo repetirá una y otra vez.


Este movimiento atrae a las hembras de la zona que listas para aparearse. Se cree que el rápido movimiento de sus alas emite sonidos zumbantes y esto atrae a las hembras. Los machos compiten por el espacio para hacer estas inmersiones de cortejo, la idea es que un macho pueda dominar un área determinada y no perderse la oportunidad de ganarles una potencial pareja a otros machos.

Los chirridos fuertes son también utilizados para lograr la atracción de las hembras y, aunque que el colibrí puede chirriar en cualquier momento, tienden a reservarlos para dicho momento. Durante la búsqueda de un compañero los utilizan para determinar la ubicación y el interés de los demás, también es utilizado por los machos como advertencia para mantener a otros machos alejados.

Los colibríes poseen variedad de plumas de colores que tienden a ocultar la mayor parte del tiempo, sus colores pueden hacer que sea difícil para ellos el mezclarse, razón por la cual a menudo no los muestran. Sin embargo cuando los machos tratan de atraer a las hembras es la excepción a este comportamiento, se cree, que un espectáculo lleno de color atrae a las hembras de los colibríes.

A pesar de todos sus esfuerzos, todavía hay veces en que una hembra madura, simplemente, no estará interesada, y el macho deberá irse derrotado. No se entiende por qué a veces esto ocurre, sin embargo, los estudios demuestran que la mayor parte de las hembras se aparean con machos que han desplegado todos estos rituales de cortejo.
Después del apareamiento, la pareja se irá por caminos separados. Es común que los machos salgan a buscar a otras hembras con las que aparearse antes de que la temporada de reproducción haya terminado. La hembra pasará su tiempo en la elaboración de un nido y alimentándose. Ella depositará sus pequeños huevos en el nido y los mantendrá cálidos. La mayoría de las veces solo pondrá dos huevos, pero a veces hay tres y hasta cuatro. Cuando sus crías nacen, serán del tamaño de una moneda pequeña.

El joven colibrí es indefenso al nacer y confía en su madre para la comida y el calor, crecen rápidamente y, al momento de cumplir cerca de 3 semanas de edad puede volar y valerse por sí mismos. Más de la mitad de todos los colibríes mueren dentro del primer año de vida, el promedio de vida para estas aves es de unos 4 años, pero varía según la ubicación y las especies.

México es un lugar muy común para que se produzca la reproducción de los colibríes. Se han registrado más de 50 especies diferentes en este lugar cada año, sólo 16 especies se reproducen en los Estados Unidos y 4 especies se reproducen en Canadá.